La narración para la preparación escolar

La narración para la preparación escolar

Hablamos mucho en nuestras entradas de blog sobre la importancia de leer y compartir libros con los niños como una de las mejores maneras de ayudarlos a prepararse para la escuela. ¿Pero qué pasa si está en un lugar donde no tiene un libro? ¿O si le cuesta encontrar libros en su idioma materna? ¿O si se cansó de leer y compartir los mismos libros una y otra vez?

La narración trae los mismos beneficios que la lectura y compartir libros y aparte es una buena manera de fortalecer su vínculo con sus niños y divertirse a la vez. Es la herramienta más vieja de la alfabetización. Muchas culturas usan la narración para transmitir a cada generación su historia, tradiciones, e idioma.

Y pueden narrar cuentos en cualquier lado: en el carro de camino a la tienda, esperando el bus,  sentados en la gradería esperando el comienzo de un partido de futbol, etc.

Algunas personas se ponen nerviosas al pensar en narrar cuentos. Quizá se pregunta de qué podría contar. O cómo hacer que la narración sea emocionante. Aquí compartimos un par de tips.

  • Cuente a su niño/a sobre su niñez. A los niños les encanta oír sobre cómo eran sus papás cuando tuvieron la edad de ellos o antes de su nacimiento. Podría contarle sobre:
        • Cosas que le gustaba hacer
        • Una mascota preferida
        • Dónde creció (sobre todo si vivía en un lugar distinto de donde se está creciendo su niño/a)
        • Tradiciones y celebraciones familiares

También puede compartir experiencias con su niño/a sobre las dificultades que enfrentó que se asemejan a las que enfrenta él o ella. Esto ayuda a los niños a saber que usted entiende por lo que están pasando. También puede ofrecerles algunas maneras de manejar estas dificultades. Al narrar cuentos a su niño/a sobre experiencias tristes o desagradables, incluya, si puede, sugerencias sobre maneras positivas de manejar la situación—cosas que hizo o que se le ocurrieron después.

  • Narre cuentos de su cultura o (o de una cultura distinta de la suya). Muchas culturas tienen cuentos que se han transmitido durante generaciones. Incluyen cuentos folclóricos, mitos, y cuentos de hadas. Forman una parte importante de enseñar a los niños sobre sus origines culturales y ayudarlos a aprender sobre otras culturas también.
  • Narre cuentos sobre cuando su niño/a era bebé o muy pequeño/a. A los niños les encanta oír sobre sí mismos.
  •  ¡Invente un cuento nuevo! Deja volar su imaginación. Encontrará inspiración en las cosas a su alrededor, como la persona que cruza la calle delante de su carro. Quizá conoció a un monstruo por la mañana. ¿Qué hizo? O quizá hubo un cuento que a usted le encantaba de niño/a. Úselo como la base y agregue su toque personal. También puede usar ideas para iniciar un cuento. En el internet hay muchas. Aquí compartimos algunos para que comiencen:
        • Hoy, un mono se metió por la ventana de mi dormitorio…
        • ¿Alguna vez te conté sobre cuando navegué en un barco pirata?
        • Un día encontré un mapa viejo en el patio de atrás…
        • Cuando fui rey/reina de mi propio reino…
        • Un día volvieron los dinosaurios…
  • Co-crea un cuento con su niño/a. El dejar que su niño/a invente cuentos con usted fortalecerá sus habilidades lingüísticas y su imaginación. Inicie con cualquier idea para un cuento y tomen turnos para inventar la siguiente parte del cuento. Usted también puede ayudarlos a inventar sus propios cuentos. Recuerde que lo importante está en aprender el proceso de narrar cuentos. No tienen que tener sentido. De hecho, ¡entre más imaginativos son (o incluso, largos y sinuosos), mejor!

Como siempre, lo más importante de estas actividades está en que se divierte con su niño/a. No se preocupe por la calidad de su cuento. Para su niño/a será un cuento muy especial por el simple hecho de que lo haya compartido usted.

Text: © Kids In Transition to School 2021

Image: © Didesign021 | Dreamstime.com

Katherine Pears
Dr. Katherine Pears is a senior scientist at Oregon Social Learning Center (OSLC). She earned her Ph.D in clinical psychology and has worked with OSLC since 1998. Katherine is the principal investigator and co-developer of the Kids In Transition to Schools (KITS) program. Currently, she oversees all the clinical and research activities for KITS. When she’s not in her office, you’ll find Katherine in the kitchen whipping up her latest creation or outdoors hiking a scenic trail.

0 Comments

Leave a reply