¡Incluso las madres y los padres cometemos errores!

¡Incluso las madres y los padres cometemos errores!

En las últimas semanas hemos hablado mucho sobre cómo apoyar a los niños en el proceso de cometer errores e incluso aprender de ellos. Les cuento que, como madre de tres niños, he cometido MUCHOS errores (¿alguien alguna vez ha olvidado de llevar a su niño o niña a la práctica de futbol?). Si usted es como yo, puede que deje que estos errores le carcoman, que la culpa le consuma, e inmediatamente empiece a desesperarse con la idea de que está arruinando las vidas de sus niños.

La realidad es que todos cometemos errores. A veces gritamos cuando preferiríamos haber tomado una respiración profunda y respondido de una manera calmada. A veces culpamos al niño equivocado por haber llevado lodo a través de toda la casa, y a veces no alcanzamos nuestras propias expectativas que tenemos para nosotros mismos como madres y padres. Entonces, ¿qué podemos hacer cuando cometimos un error? ¿Es posible convertir nuestros errores en momentos de enseñanza? ¿Sería posible usar nuestras equivocaciones para conectar mejor con nuestros niños? ¡Claro que sí! Una de nuestras herramientas más poderosas es la de enseñar a través de lo que modelamos para nuestros niños. Le presento algunas de las maneras en que estoy aprovechando al máximo mis momentos imperfectos:

No tema decir “Lo siento”

Una buena manera para demostrar el valor que tienen los niños es al demostrar que merecen nuestras disculpas. Puede ser muy poderoso para un niño o niña escuchar a su padre decir, “lo siento por___. No estuve muy amable contigo. Me hubiera gustado decirlo/hacerlo así:____. Lo mereces y estoy trabajando para mejorarlo.” Al decir algo parecido, no solamente está modelando cómo tomar responsabilidad por sus errores, sino que además está demostrando que está bien cometer errores y éstos pueden otorgarnos una oportunidad de hacerlo mejor la próxima vez.

Use el error como una oportunidad para la autorreflexión

También puede usar sus errores como una oportunidad de darse cuenta de lo que le saca de quicio. Lo que más me molesta a mí es cuando mis niños usan palabras maleducadas. Aunque mi pareja puede reírse tranquilamente con los niños cuando dicen chistes sobre la caca, a mí no me gusta. Me frustro y quiero darles una gran lección acerca del respeto y cómo hablar educadamente en la mesa. Entonces, cuando me doy cuenta de que me estoy poniendo enojada, tomo una respiración profunda y me alejo de sus chistes. De vez en cuando me encanta sorprenderles con mi propio chiste sobre la caca, y sus carcajadas valen mucho más que cualquier lección sobre la buena educación que pudiera haber enseñado.

Elija la conexión por encima de tener razón

Esto puede ser algo difícil. La verdad es que mi niño debería haber comunicado a su hermana lo que quería, en vez de empujarla. En este caso, me cuesta mucho pedirle disculpas por haber gritado cuando la empujó. Sin embargo, elegir conectar con nuestros niños por encima de la oportunidad de “tener razón” crea las condiciones en las cuales podemos enseñar lo correcto más adelante. Cuando elegimos nuestra relación con ellos por encima de la corrección, estamos creando un ambiente donde los niños son más probables de escuchar y responder a nuestras expectativas.

Tómelo con calma

No sea muy severo/a con sí mismo/a. Recuerde que aunque ser madre o padre sí requiere algunos poderes de superhéroe, de hecho, usted es un/a simple mortal. Los errores sucederán una y otra vez. Usted está haciendo lo mejor que puede, con resultados maravillosos.

Image: © Hugo Felix | Dreamstime.com

Alice Viles
Alice Viles is a part of the Clinical Implementation team for the KITS program. She has years of experience working with children both in the classroom and clinically. Growing up in a bilingual and multicultural home, Alice has a passion for connecting with culturally diverse families while promoting equity within her community. In her free time, Alice enjoys discovering beautifully illustrated children’s books, vocal ensembles, and having impromptu dance parties in her kitchen with her family.

0 Comments

Leave a reply