Dar Buenas Direcciones a los Niños Para Reducir El Nivel de Estrés de los Padres

Dar Buenas Direcciones a los Niños Para Reducir El Nivel de Estrés de los Padres

“Mis niños no me hacen caso.” Esta frase es una de los estresores más comunes de la crianza de niños. Lo que quiere decir es que los niños no están siguiendo direcciones ni haciendo lo que uno les manda a hacer.

Una manera de aliviar este tipo de estrés es cambiar la manera de dar direcciones para ayudar a los niños a hacerle caso.

Dar buenas direcciones no siempre es fácil. Si fuera fácil, menos padres se sentirían estresados cuando sus niños no les hicieran caso. Pero, con la práctica, usted puede aprender a dar direcciones que sus niños seguirán y de esta manera se bajará su nivel de estrés.

Aquí hay algunos pasos para dar mejores direcciones:

  • Diles a los niños QUÉ HACER en vez de lo que NO DEBEN hacer. Frecuentemente usamos ordenes tales como “no, para, no hagas eso. “ Aunque parece que este tipo de orden debe producir el comportamiento “correcto” en los niños, en realidad solo les dicen una cosa que no debe hacer, sin informarle acerca de de lo que sí debe hacer.  Entonces si dice, “¡No pegues a tu hermana!”, ¿eso quiere decir que es permitido pellizcar, morder, o jalarle el cabello a su hermana? Claro que no. Pero considere cuánto más fácil sería si empezara con decirle a su niño lo que quiere QUE HAGA con su hermana: “Juegue tranquilamente con su hermana con las manos quietas, por favor.”
  • De direcciones simples peros claras. Digamos que quiere que su niña juegue con su amiga y comparta sus juguetes. En vez de decir “No le quites los juguetes a tu amiga”, usted decide decir “Juegue bien”. ¡Esto es una buena práctica para decirle a su niña que hacer! Sin embargo, “bien” es algo ambiguo. Y podría ser que su niña no entiende exactamente lo que quiere decir. Entonces, sea específica sobre lo que quiere que haga. Podría decir “Comparte con tu amiga, por favor. Esto quiere decir que ella puede tomar un turno con el juguete y luego tu puedes tomar un turno.”
  • Enseñar de antemano las expectativas. Puede crear las condiciones para que su niño siga direcciones exitosamente al dejarle saber lo que va a suceder de antemano. A nadie le gusta que le interrumpen cuando están haciendo algo y se le dice inmediatamente que pare para hacer algo diferente. Esto llega a ser muy frustrante y ¡hace menos probable que su niño haga caso a sus direcciones! Al contrario, si sabe que pronto va a querer que su niño se prepare para ir a la escuela, empiece temprano diciendo algo como, “En 5 minutos va a ser hora de prepararnos para ir a la escuela. Tienes 5 minutos para terminar este juego.” Cuando preparamos a nuestros niños a estar listos para una transición a otra actividad, se les hace más fácil seguir nuestras direcciones, y ¡menos estresante para ambos!
  • Asegúrese de avisar a su niño cuando está siguiendo bien sus direcciones. A veces nos sentimos tan aliviado cuando un niño está haciendo caso que se nos olvida decirle que lo está haciendo bien. Cuando su niño hace lo que se le pide, reconocer y reforzar su comportamiento al decirle que lo hizo bien. Y, cuando le da retroalimentación específico sobre lo que hizo bien, se le hace más fácil hacerlo bien la próxima vez. Podría decir algo como, “Me gustó cómo compartiste con tu amiga. Esperaste a que ella tomara su turno antes de tomar tu turno.” Al hacer esto, usted aumenta la posibilidad de que su niña comparte en el futuro porque le dijo qué hacer, cómo hacerlo, y reconoció su comportamiento cuando lo hizo bien.

Es necesario practicar para aprender a dar buenas direcciones. Así que no se dé por vencido, ni se estrese, si su niño no siga direcciones perfectamente la primera vez que intenta estos pasos. (Y, de hecho, los niños no siguen direcciones perfectamente; el promedio es el 70% del tiempo.) Tome una respiración profunda y recuerde que está enseñando a los niños a seguir buenas direcciones. Valdrá la pena al largo plazo y le ayudará a reducir su nivel de estrés. Y, ¡piense en toda la yoga (o cualquier otra cosa que usted hace para relajarse) que puede hacer con todo el tiempo que hubiera pasado diciéndoles, “no, para, no hagas eso” a sus niños!

Image: © Oksana Lozinska | Dreamstime.com

Katherine Pears
Dr. Katherine Pears is a senior scientist at Oregon Social Learning Center (OSLC). She earned her Ph.D in clinical psychology and has worked with OSLC since 1998. Katherine is the principal investigator and co-developer of the Kids In Transition to Schools (KITS) program. Currently, she oversees all the clinical and research activities for KITS. When she’s not in her office, you’ll find Katherine in the kitchen whipping up her latest creation or outdoors hiking a scenic trail.

0 Comments

Leave a reply