Cómo (y para qué) criar niños independientes

Cómo (y para qué) criar niños independientes

Entre las metas más importantes del arduo trabajo de las madres y padres de familia y los maestros, figura que nuestros niños sean adultos hábiles y dispuestos, que sepan cuándo y a dónde dirigirse cuando necesitan apoyo. En esta época de los padres “helicópteros” y “barredoras” muchos de nosotros nos estamos preguntando cómo criar niños que resultarán miembros determinados y competentes de la comunidad.

El animar y apoyar la independencia, de acuerdo con la edad y habilidad de su niño/a, fomenta confianza en su propia habilidad de llevar a cabo las tareas, intentar cosas nuevas y cada vez más difíciles, y participar en las tareas necesarias para el buen funcionamiento del hogar. Esto, en turno, conduce a más autosuficiencia y un sentido de contribución que se manifiesta en la manera en la cual interactúa con sus compañeros, sus maestros, y otros miembros de la comunidad.

Además, hay evidencia en aumento de que la falta de niveles apropiadas de independencia puede conducir a niveles más elevadas de ansiedad en los niños. Según el Wall Street Journal, niveles más altos de autonomía, definida como “el apoyo por parte de los papás de las opiniones y las elecciones de los niños, el reconocimiento de las perspectivas independientes de los niños, y la solicitud de la participación de los niños en la tomada de decisiones y resolución de problemas”, fueron asociados con menos ansiedad infantil. Y, ya que se ha reducido la frecuencia con que los niños caminan y andan en bicicleta a la escuela y pasan menos tiempo jugando al aire libre con sus compañeros, también estamos viendo niveles más elevados de enfermedades físicas como diabetes tipo 2.

¡Estas son razones muy convincentes de buscar maneras de apoyar la independencia de nuestros niños! Nos gustaría compartir un par de cosas que hemos aprendido. Si usted tiene ideas que están funcionando bien para su familia o salón escolar, ¡nos encantaría escucharlas!

Busque oportunidades de aumentar la independencia de su niño/a. ¿Cuáles tareas puede llevar a cabo su niño por sí solo, haciéndole sentirse orgulloso y abriendo la posibilidad de que los papás o maestros puedan enfocar su energía en otras cosas que deben hacerse o que harían más placentera la vida para todos? Empiece con una sola tarea y luego vaya expandiendo la lista en cuanto su niño domine cada actividad nueva. Platique con él sobre el asunto para que tenga un sentido de participación y control sobre la actividad. Por ejemplo, “Jaime, sé que te gustaría tener más tiempo para leer juntos antes de acostarte. Y yo tengo muchos trastes que debo lavar cada noche. Hablemos sobre cuáles cosas puedes hacer por ti solo para prepararte para ir a la cama. De esta manera, yo tendré tiempo para hacer mis tareas y luego podemos leer juntos por 20 minutos antes de apagar las luces.”

Demuestre confianza en las habilidades de su niño/a. En cuanto su niño o niña demuestre interés en ayudar con las tareas domésticas, hacer las cosas por sí solo/a, o explorar independientemente, apóyele de la manera necesaria para que pueda lograr su meta. La mayoría de nosotros nos hemos sentido reacios cuando un niño quiere ayudarnos con una tarea que sería mucho más fácil sin la participación de un niño. Se me ocurre el ejemplo de lavar los trastes. Sin embargo, cuando un niño o niña está buscando ayudar, ¡permítelo ayudar! Una herramienta que puede ser muy útil en estos casos es preguntarles “¿cómo lo harías? y deje que él o ella describa todos los pasos necesarios para hacer un buen trabajo y minimizar el desorden. Cuando se siente satisfecho/a de que sepa lo que tiene que hacer, inténtelo. ¡Se sorprenderá con su diligencia!

 Dele un sentido de control sobre aspectos apropiados de su vida. Esto puede ser algo tan simple como permitir que una niña se vista sola, que ponga la mesa para la cena, o que escoja cuál verdura prefiere con la comida. Puede ser necesario establecer algunos parámetros mientras practica (¿quieres ponerte la camiseta verde o la roja hoy?). El otro día aprendí algo nuevo de una mamá que quería que su niña se vistiera de cierta manera para ir a la escuela. Muy sabiamente, colocó toda la ropa adecuada para la escuela en un solo cajón. Ahora, la niña se siente muy grande escogiendo su ropa y vistiéndose solita, y la mamá se siente satisfecha sabiendo que luce bien para ir a la escuela. Todos ganan.

Anime a su niño/a a explorar y expandir sus límites. Cuando mi niña tenía alrededor de 7 años, me pidió permiso para ir a la tienda sola. Mi primera reacción (guardada para mí misma) fue de asombro, mayormente preocupado por lo que pensaría la gente al ver a una niña de 7 años caminando sola por la calle. Entonces mi cerebro racional intervino y me di cuenta que habíamos caminado a esta tienda desde que ella fue bebé. Ella sabía cómo llegar y cómo comportarse en una tienda. ¡Sin mencionar que necesitamos leche! Mi niña cautelosa y aventurera a la vez, abordó todas mis preocupaciones sin que yo se las dijera, incluso la curva en la calle donde los carros andan demasiado rápidos y cómo manejar las preguntas de los adultos si se le acercaran para preguntarle dónde estaban sus padres. El viaje le fue muy bien (y ¡no me pidió repetirlo por más de un año!). El simple hecho de saber que nos confiamos en ella y que fue capaz de hacer una tarea tan importante por si sola, aumentó su confianza y le dio el valor de explorar otras posibilidades. Creíamos en su habilidad de aventurar de la casa de una manera segura. Usted sabrá de qué está capaz su niño o niña. Puede ser una aventura más simple como caminar al final de la cuadra para visitar un vecino.

Además, no todos los niños son capaces de nombrar todas las posibles preocupaciones que puede tener su mamá o papá. Preguntar algo como, “¿sabes de qué me preocupo?” pude darle al niño la oportunidad de prepararse para la tarea por delante. También le permite a usted saber hasta qué punto está preparado/a su niño/a para que pueda darle apoyo adicional de ser necesario.

El experto de la crianza de niños, Jim Taylor, Ph.D., nos advierte del riesgo de un alto nivel de independencia en ausencia de una conexión fuerte entre el/la niño/a y su madre o padre. Un nivel sano de dependencia quiere decir que el/la niño/a sepa que puede buscarlo/la para apoyo y orientación mientras se convierte en un ser autosuficientes. En ausencia de esta conexión, los niños corren el riesgo de dependerse demasiado de sus compañeros y la cultura popular para el apoyo y validación que necesitan, lo cual puede tener consecuencias graves.

Así que, conéctese con su niño/a para buscar maneras de apoyar su autonomía y fomentar un nivel apropiado de independencia. ¡Ambos estarán muy contentos de haberlo hecho!

Referencias:

The Overprotected American Child: https://adaa.org/sites/default/files/WSJ%20Petersen%20Article%20June%202018.pdf

Psychology Today: https://www.psychologytoday.com/us/blog/the-power-prime/201808/don-t-raise-independent-children

Tree Hugger: https://www.treehugger.com/family/how-raise-independent-child.html

Laura Wilson
Laura has been with the KITS Program for many years. She has worked as an assessor for our research projects and as an interpreter in our parent groups. She is currently helping in the cultural adaptation of KITS for Spanish speakers.

0 Comments

Leave a reply