Cómo integrar el aprendizaje social y emocional en la lectura de los libros de cuentos dibujados.

Cómo integrar el aprendizaje social y emocional en la lectura de los libros de cuentos dibujados.

La semana pasada hablamos acerca de cómo integrar el aprendizaje en la lectura de los libros de cuentos ilustrados. Esta semana vamos a hablar específicamente del aprendizaje social y emocional durante la lectura con los niños.  El aprendizaje social y emocional abarca una gran variedad de habilidades tales como: conciencia propia, conciencia social, auto-gestión, habilidades interpersonales, y la toma responsable de decisiones. Hoy vamos a enfocarnos en 3 habilidades fundamentales fáciles de incluir y practicar cuando están leyendo libros de cuentos ilustrados, utilizando de base las ideas del post de la semana pasada sobre el aprendizaje integrada.

  1. Cómo reconocer sus propios sentimientos y los sentimientos de otros
  2. Cómo identificar y resolver problemas, y tomar la perspectiva del otro
  3. Cómo manejar las emociones de una manera positiva

Nombrar el sentimiento: Nombre los sentimientos y cómo identificarlos. Este primer paso es tan obvio que a veces nos pasa por alto. Ayudar a los niños a reconocer y poner nombre a sus propios sentimientos o los sentimientos de otras personas es la base que necesitan para su futuro desarrollo socio-emocional, sobre todo para los niños más pequeños que necesitan apoyo adicional en cuanto al aprendizaje social y emocional y las habilidades interpersonales. Cuando están leyendo, empiece con nombrar los sentimientos de los personajes, describiendo y platicando sobre cómo podrían sentirse y cómo se ven. Y luego, practiquen hacer las caras que corresponden a cada emoción.

  • “El mono se sintió triste porque no tenía con quien jugar. Veo que su boca está hacia abajo, su labio está afuera como si pudiera llorar, y sus cejas estás hacia abajo por los lados. Hagamos una carita triste, tú y yo.”
  • “¿Cómo crees que se siente esta niña? Sus cejas están unidas, tiene los labios bien apretados, y los brazos cruzados; parece que está enojada. Muéstrame tu cara enojada, grrrrr… ¿Cómo te sientes cuando estás enojada? Siento calor en mi barriga y pecho, y a veces mi cara se calienta también, y siento que todo mi cuerpo está apretado, o como si pudiera explotar.”

Comentar o hacer preguntas: El siguiente paso puede ser el de platicar o identificar algún problema que tiene el personaje principal del libro, y reconocer cómo los otros personajes podrían sentirse acerca de la situación. El poder tomar la perspectiva del otro, o sentir empatía por los sentimientos de los demás, es una habilidad social sofisticada, pero también tiene mucho que ver con cómo los niños se llevan con otros y mantienen amistades, e incluso los niños más pequeños pueden empezar a aprender cómo tomar la perspectiva del otro.

  • “¿Jorge comió el último pedazo de pastel? ¿Sí? ¿Cómo crees que se siente Jorge ahora? Tienes razón, está sonriendo y parece que está feliz. Pero, ¿cómo crees que se sienten sus amigos? ¿Por qué crees que están tristes o enojados? ¿Me imagino que tienes razón. ¿Cómo te sentirías si tu amigo tomara el último pedazo de pastel y no te diera ninguno? ¡Yo también me sentiría enojada!”

Agregar ideas o expandir el cuento: Platicar sobre cómo manejar las emociones fuertes, o resolver problemas con leer libros de cuentos dibujados es una manera espectacular de enseñar habilidades nuevas y ayudar a los niños a planificar y practicar maneras positivas de manejar sus sentimientos en situaciones difíciles. Cuando usted y su niño o estudiante platican y practican estas habilidades de antemano cuando están tranquilos, es más probable que podrán utilizarlas cuando están molestos.

  • “Uh-oh, María acaba de empujar Jorge porque estaba tan enojado cuando se le quitó el bloque que quería para su torre. ¿Ésta es una manera útil de manejar sus sentimientos? A lo mejor, no. Está bien sentirte enojado si alguien no está siendo justo, pero podemos manejar los sentimientos de una manera útil. ¿Qué podría haber hecho María en vez de empujar a Jorge? Quizás podría tomar dos respiraciones profundas, o usar palabras para pedirle que se le devolviera el bloque, o pedir ayuda a una maestra. ¿Qué harías tú, si esto te pasara a ti?”

TIPS PARA EL ÉXITO:

  • No lo fuerce. Si su niño o niña pierde interés en contestar preguntas, o se da cuenta que está empezando a sentirse aburrido/a o molesto/a con todas las preguntas, déjelo. No queremos que la lectura se vuelva una actividad negativa. A veces los adultos suelen hacer más preguntas de lo que nos damos cuenta y esto puede abrumar a los niños. Un comentario corto y simple sobre un color, el sonido de una letra, un sentimiento, o número, también se considera aprendizaje integrada; y a veces los niños simplemente quieren escuchar un cuento.
  • Normalice lo que es tener sentimientos negativos. Una parte del aprendizaje social es el sentir y reconocer una amplia variedad de emociones. Aunque queramos que nuestros niños se sientan bien todo el tiempo, los padres y maestros pueden apoyar a sus niños al normalizar el espectro de sentimientos, y ayudarlos a encontrar maneras útiles de actuar cuando se sienten tristes, enojados, o frustrados, o maneras de lidiar con los sentimientos no tan buenos. En vez de decir, “no estés triste”, diga, “Sé que te sientes triste; vamos a buscar una manera de resolver ese problema, o ayudarte a sentirte mejor”.
  • Enfóquese en el QUÉ HACER. Cuando estamos enseñando una habilidad específica, sobre todo cuando queremos enseñarle a su niño que no vuelva a hacer alguna cosa (como pegar, gritar, o quitarle juguetes a otro niño, dígale QUE HACER en vez del comportamiento negativo. Es fácil decir a los niños todas las cosas que no queremos que hagan, pero al volver a hablar acerca de una experiencia negativa, es posible que se molesten nuevamente, o se sientan avergonzados. Y cuando se encuentran nuevamente en una circunstancia parecida, queremos que hayan practicado y ensayado lo que deben hacer para que les sea más fácil y es más probable que puedan hacerlo de la manera practicada. Entonces, en vez de decir, la próxima vez, no tires el rompecabezas”, diga “la próxima vez cuando estás frustrada, toma 2 respiraciones profundas y pide ayuda a una maestra”.
  • Si está usando la estrategia del aprendizaje integrada para enseñar una habilidad nueva como comunicar sus necesidades, reconocer sus sentimientos, o lidiar con dificultades, trate de practicar la habilidad con su niño o estudiante. Si está enseñándole a tomar respiraciones profundas cuando se siente enojado o frustrado, practique cómo y cuándo tomar respiraciones profundas cuando él o ella está tranquilo/a y relajado/a. “Cuando me siento frustrada, cómo se sintió Jimmy en el cuento, siento calor en mi barriga y mis puños se cierran así, y quizás tengo ganas de gritar. Pero en vez de hacer eso, me aseguro de manejar mis sentimientos de una manera útil y tomo grandes y profundas respiraciones como un dragón y lentamente expiro todo el calor de mi barriga hasta que me sienta mejor. Practiquemos juntos…”

¿Cómo integra el aprendizaje social y emocional cuando enseña a sus niños o estudiantes? ¿Ha usado libros para ayudar a los niños a aprender una nueva habilidad o resolver un problema? ¡Nos encantaría escuchar sus ideas! Próximamente: ¡un nuevo infográfico para ayudar a visualizar algunas de estas ideas del aprendizaje integrado y clausurar el mes del libro de cuentos dibujados!

Image: © Nadezhda1906 | Dreamstime.com

Katherine Pears
Dr. Katherine Pears is a senior scientist at Oregon Social Learning Center (OSLC). She earned her Ph.D in clinical psychology and has worked with OSLC since 1998. Katherine is the principal investigator and co-developer of the Kids In Transition to Schools (KITS) program. Currently, she oversees all the clinical and research activities for KITS. When she’s not in her office, you’ll find Katherine in the kitchen whipping up her latest creation or outdoors hiking a scenic trail.

0 Comments

Leave a reply