Cómo Abordar el Tema Positivamente con los Padres Cuyos Niños Están Teniendo Dificultades en la Escuela

Cómo Abordar el Tema Positivamente con los Padres Cuyos Niños Están Teniendo Dificultades en la Escuela

Hace un par de semanas ofrecimos a los padres que no tuvieron una buena experiencia en la escuela consejos sobre cómo ayudar a sus niños a pasarla mejor. Hoy, vamos a hablar sobre cómo los maestros pueden abordar el tema con los padres cuando un niño está teniendo dificultades en la escuela.

A veces puede ser difícil hablar sobre temas que pueden recibirse negativamente. También puede ser difícil encontrar el tiempo para hacer esto de una manera más probable de suscitar una respuesta positiva. Pero, tomar el tiempo para hablar constructivamente con los padres puede determinar la diferencia entre tener una madre irritada que no sabe cómo ayudar a su niña y ganar una aliada que trabajará con su niña en la casa para mejorar el comportamiento y el desempeño en la escuela.

Tomemos un ejemplo: Supongamos que ha sido un día realmente ajetreado. Las notas se entregan mañana, todavía hay tareas para revisar, y Billy Fergusson no ha podido quedarse en su asiento. Ha estado corriendo por el salón aunque le haya avisado que puede recibir un referido por mal comportamiento. Y tiene que prestar atención a 18 otros estudiantes, así que Billy no puede ocupar todo su tiempo. Después de la escuela, mientras corre a la reunión del personal escolar, la ve a la madre de Billy en el estacionamiento. Le dice en voz alta, “Sra. Fergusson, Billy tiene que aprender a quedarse en su asiento o va a tener problemas este año.” Observa que la expresión de la Sra. Fergusson cambia del choque al enojo y se da cuenta de que es poco probable que Billy vaya a poder sentarse mejor en su asiento mañana, ni tampoco al otro día.

Pensemos en otra posibilidad para este escenario. Ha tenido el mismo día ajetreado y Billy no ha podido quedarse en su asiento. Queda claro que los otros niños merecen su atención tanto como Billy y usted se siente abrumada. Pero, en vez de hacer un comentario apurado mientras corre hacia su siguiente actividad al al ver a la madre de Billy en el estacionamiento, podría tomar una respiración profunda y acercarse a ella.  Mientras camina, se acuerda que Billy es un niño bastante creativo. Podría decir, “Hola, Sra. Fergusson. Sabe que me encanta tenerle a Billy en mi salón. Se le ocurren tantas cosas interesantes durante la hora del cuento. Estamos trabajando para que se quede en su asiento cuando se lo pido. ¿Podría llamarla en algún momento esta semana para platicar un poco más sobre esto?” Es posible que llegue un par de minutos atrasada a su reunión, pero hizo un gran progreso al dejarle saber a la Sra. Fergusson que a usted le cae bien su niño y que se preocupa por él, y que quiere trabajar con ella para resolver esta dificultad. Ahora, es más probable que ella reciba sus sugerencias positivamente y trabaje con usted para ayudarle a Billy a poder seguir sus direcciones.

Puede ser bastante difícil encontrar tiempo para acercarse a los padres de una manera positiva para hablar acerca de las dificultades que están teniendo sus niños. A veces parece que un par de oraciones a través del estacionamiento es todo lo que puede dar. Desafortunadamente, esto crea la posibilidad de una dinámica negativa. La madre o el padre puede sentir que no le ha dado suficiente información acerca de la situación y que usted quiere que resuelva el problema él o ella mismo.   Y, como muchos padres/madres sienten que los comportamientos de sus niños son una reflexión de ellos mismos, podría sentirse ofendido/a. Podría suceder que pase una buen parte del año escolar tratando de conseguir que una madre ofendida le ayude y que pase más tiempo tratando de conseguir que Billy se quede en su asiento. Es mejor tomar el tiempo desde el principio para crear un sentido de trabajar en equipo con ese padre para poder realmente ayudarlo a Billy.

Aquí hay algunos consejos sobre maneras para hablar con padres sobre temas difíciles para crear una dinámica positiva:

  • Intente un “sándwich de retroalimentación”. Esta es una buena manera para dejarle saber a un padre que su niño/a está teniendo dificultades. Le da la retroalimentación constructiva entre dos positivas. Entonces, podría decir, “Sr. Gonzáles, a Lily le está yendo muy bien el hacer amistades en el salón. Estamos trabajando para que hable con sus amigos cuando tienen tiempo libre en vez de durante la lección y sería buenísimo si usted pudiera recordarle acerca de esta regla también. Una vez que aprenda a hacerlo, creo que va a ser un buen modelo para sus compañeros.” Le ha dado la retroalimentación acerca de lo que Lily tienen que mejorar entre dos cosas positivas sobre su comportamiento. Esto le deja saber al Sr. González que usted aprecia las cosas buenas que Lily ofrece a su clase. También le deja saber que usted tiene la expectativa de que Lily aprenda a regular su comportamiento. Ahora es mucho más probable que responda positivamente a su pedido de que él refuerce en la casa esta regla escolar.
  • Hable claramente sobre lo que quiere que los padres hagan. Decir que un niño tiene que “mejorar” algo o “no debe” tener algún comportamiento no les dice lo que pueden hacer para ayudar a sus niños. Y muchos padres simplemente no sabrán cómo ayudar a su niño/a a cambiar un comportamiento. Entonces, podría intentar algo como “Sra. Fergusson, hay algunas cosas que podría hacer en la casa para ayudarle a Billy a quedarse sentado en su asiento en la escuela. Podría practicar sentándose en su asiento mientras hace la tarea en casa. Si le dice que realmente le gusta la forma en que se quede sentado cuando lo hace, eso le ayudará a aprender que la gente se da cuenta cuando él sigue instrucciones. Entre más específico que puede ser, mejor será la posibilidad de que los padres trabajen activamente para mejorar los comportamientos en sus niños.
  • Incluya retroalimentación positiva con la información acerca de lo que hay que mejorar. Puede ser difícil seguir intentando a cambiar el comportamiento de su niño si el padre o la madre siente que solo recibe retroalimentación negativa de la escuela. Y esto puede llevar a que los padres se sientan estresados y empiecen a ser negativos con sus niños. En tal caso, es poco probable que la situación mejore. Entonces, tome tiempo para reconocer los comportamientos positivos del niño, aun cuando tiene que dar retroalimentación acerca de las cosas que tiene que mejorar. Esto puede ser difícil cuando no hay suficiente tiempo y se siente frustrado con un niño. Pero al final, vale la pena. Aquí hay algunas cosas que puede intentar:
    • Llamadas telefónicas con información positiva. Si una niña está teniendo un día especialmente bueno, o incluso si siguió solamente una de sus direcciones, tome tiempo para llamar a los padres para contarles las cosas buenas que hizo. Esto aumenta lo posibilidad de que los padres quieran hablar con usted en el futuro, en vez de estar monitorizando sus llamadas para evitar la suya.
    • Notas o Tarjetas Escolares. A veces no tendrá tiempo para hacer una llamada o al final de un día largo no se acordará de lo que le fue bien a la niña. En estas situaciones una notita o una tarjeta escolar podría ser muy útil. Si escribe durante el día lo que la niña está haciendo bien y lo que todavía tienen que mejorar, luego al final del día puede enviar a la casa una nota que tiene cosas positivas tanto como la retroalimentación constructiva. Las tarjetas escolares pueden ser muy útiles y las usamos mucho en KITS. Es una tarjeta donde se escriben uno o dos comportamientos que están tratando de mejorar con un niño. Podría ser, “Me quedé en mi asiento durante la hora de escribir” o “Seguí las direcciones de mi maestro en seguido”. El día se divide en un par de secciones como “mañana” y “tarde”, o “antes del bocadillo” y “después del bocadillo” (según la frecuencia de retroalimentación que necesita el niño). Y hay lugar para escribir la retroalimentación sobre cómo le fue al niño. Pueden ser caritas felices o palabras, todo lo que se puede hacer rápidamente y que también reconoce los éxitos que tuvo el niño. Esta es una manera fácil para decirles a los padres cómo fue el día. Y los padres pueden ponerse de acuerdo en recompensar al niño por lograr el 70% de retroalimentación positiva (ningún niño será perfecto). Entonces podría decir “¡Guau! Sé que vas a poder ganarte tiempo extra en la computadora hoy porque ya tienes dos caritas felices en tu tarjeta escolar.”

 

Toma tiempo y esfuerzo poner en práctica estas estrategias. Pero le ayudará a establecer una conexión positiva con los padres en cuanto a la dificultad que está teniendo con el niño. Al final, el tomar tiempo para hacer estas cosas al principio valdrá la pena porqué llevará a cambios positivos en el niño y padres que quieren trabajar conjunto con usted para lograr los cambios.

Image: © Alexsokolov | Dreamstime.com

Katherine Pears
Dr. Katherine Pears is a senior scientist at Oregon Social Learning Center (OSLC). She earned her Ph.D in clinical psychology and has worked with OSLC since 1998. Katherine is the principal investigator and co-developer of the Kids In Transition to Schools (KITS) program. Currently, she oversees all the clinical and research activities for KITS. When she’s not in her office, you’ll find Katherine in the kitchen whipping up her latest creation or outdoors hiking a scenic trail.

0 Comments

Leave a reply