¡Atención!: ¿Qué es?, ¿cómo se desarrolla?, y ¿cómo mejorarla en los niños?

¡Atención!: ¿Qué es?, ¿cómo se desarrolla?, y ¿cómo mejorarla en los niños?

La atención es lo que nos da la habilidad de enfocarnos en una cosa a pesar de todas las otras cosas que nos pueden distraer. Es lo que nos permite caminar por la calle sin tropezarnos con un poste de luz o escribir un blog post aunque la televisión este puesta a todo volumen en el otro cuarto. Para los niños, el poder poner atención es fundamental para el aprendizaje y para tener éxito en la escuela, académicamente y socialmente. Por ejemplo, si una niña no presta atención al maestro, le va a ser difícil aprender los pasos para poder leer.

¿Cómo se desarrolla la atención? Los recién nacidos tienen una forma de atención temprana orientada hacia los estímulos. Si el bebé escucha un ruido, mirará o volteará su cabeza en la dirección del sonido. Este tipo de atención es involuntario. Es controlada por una región del cerebro llamado la región parietal.

Mientras crecen los bebés, empiezan a enfocarse en las cosas voluntariamente por periodos de tiempo cada vez más largos. Esto se llama atención sostenida. El desarrollo y continúo mejoramiento de la atención sostenida sigue a través de la niñez.

La parte más voluntaria de la atención se llama la función ejecutiva. Estos procesos permiten a los niños a enfocarse en los trabajos, a elegir hacer algo menos divertido aun cuando no quieran, a planificar, y a controlar sus impulsos. Estos procesos de la atención se controlan mayormente por la corteja prefrontal en el cerebro. Toma mucho tiempo para desarrollarse completamente, todavía cambiando durante la adolescencia tardía.

Entonces, viendo estos distintos niveles de desarrollo, puede pensar en la atención como un músculo. Empieza pequeño y casi fuera del control de los infantes. A través del tiempo, se pone “más fuerte” y los niños pueden controlar su propia atención mejor.  Como un músculo, un niño también puede fortalecer su atención con “ejercitarlo,” practicando a enfocarse en un trabajo, por ejemplo.

Entonces, ¿cómo podemos ayudar a los niños a mejorar su habilidad de poner atención? Aquí hay algunos consejos:

  • Leer libros. La lectura es bueno para muchas cosas, incluyendo la atención. Cuando los niños son chiquitos, usted puede leerles, indicando cosas interesantes en los libros. Esto los ayuda a aumentar su habilidad de enfocarse voluntariamente un las páginas. Mientras van creciendo, pueden empezar a leerle a usted y mejorar su habilidad de poner atención por periodos de tiempo cada vez más largos. Empiece con periodos de tiempo cortos para bebés y aumenta el tiempo en cuanto van creciendo los niños. Una sugerencia para los niños de edad pre-escolar es que deben poder enfocarse un una tarea por dos a cinco minutos por cada año de vida. Así que una niña típica de 4 años puede concentrarse entre 8 a 20 minutos. Pero hay mucha variedad allí y los niños se desarrollen a distintos ritmos. Además, la cantidad de tiempo que un niño de edad pre-escolar puede poner atención depende en qué tan difícil sea la tarea. Entonces, no se preocupe si su niño tiene 4 años y solo enfoca su atención por 5 minutos. Usted puede ayudarle a ejercitar ese músculo de la atención.
  • Presentar actividades interesantes. Si quiere que su niño enfoque su atención en un trabajo, ayuda mucho si el trabajo es interesante. Aun los bebés se cansan de ver la misma cosa una y otra vez. Se acostumbran a verlo y apartan la mirada. Esto no quiere decir que hace falta tener payasos y fuegos artificiales para mantener su interés. Pero cuando intentamos hacer la tarea más divertida, sobre todo cuando es algo difícil, como limpiar su cuarto, es más fácil para ellos seguir haciéndolo. Entonces, para limpiar su cuarto, podrían hacer una carrera para recoger todos los bloques y ver qué tan rápido pueden hacerlo. Luego intentarán guardar los legos aún más rápido. Y, recuerde de reconocer el esfuerzo de su niño/a cuando se enfoca en algo difícil.
  • Minimizar distracciones. Cuando quiere que su niño/a se enfoque en una tarea, es necesario asegurar que no hay muchas cosas distractores sucediendo a su alrededor. Nuevamente, mientras más difícil o compleja sea la cosa en que quiere que enfoquen su atención, menos distracciones podrán ignorar. Piense en la atención como una jarra llena de agua; todo alrededor de la jarra puede vaciar un poco del agua y lo más fácil, más bulloso, o más colorido vaciará más el agua. Entonces, si quiere que su niña se enfoque en escribir su nombre y la televisión está prendida en el cuarto, es más probable que la tele capte su atención más que la tarea más difícil de escribir.
  • Muchos juegos de niño son buenos para aumentar la atención. Un buen ejemplo es el juego Memoria. Los niños tienen que enfocarse en las tarjetas para averiguar dónde están los pares. O jueguen algo como Luz Roja/Luz Verde. Un líder da la espalda a los niños y dice, “¡Luz verde!” Los niños pueden seguir acercándose al líder hasta que ella da vuelta y dice “¡Luz roja!” El que no pare cuando el líder dices “luz roja” sale del juego. El niño que llega primero al líder se convierte el nuevo líder. Esto ayuda con la atención porque los niños que van acercándose al líder tienen que prestar atención para ver cuándo el líder se va a dar la vuelta.
  • Explicar lo que quiere decir prestar atención. A veces pensamos que los niños saben lo que queremos decir cuando decimos que presten atención. Pero es posible que no saben CÓMO prestar atención. Una manera de explicar cómo prestar atención es: Prestar atención necesita 5 cosas (mostrar los 5 dedos): tus ojos se fijan en mí, tu boca está quieta, tu cuerpo está calmado, tus oídos están oyendo y tu nariz está respirando. Entonces cuando yo diga, ‘muéstrame tus cinco (mostrando los 5 dedos)’…” esto quiere decir que te estoy pidiendo que prestes atención con tus ojos, tus oídos, y un cuerpo calmado y la voz calmada. ¡Vamos a practicar!” Para practicar, puede decirle a su niño/a que se enfoque en usted mientras le dice algo y después repetir lo que usted dijo.

La atención es algo que todos necesitamos para poder hacer las actividades cotidianas. Entonces, ¡haga algunos ejercicios para la atención con su niño/a! ¡Podrían ayudarle a usted también!

Image: © Couperfield | Dreamstime.com

Katherine Pears
Dr. Katherine Pears is a senior scientist at Oregon Social Learning Center (OSLC). She earned her Ph.D in clinical psychology and has worked with OSLC since 1998. Katherine is the principal investigator and co-developer of the Kids In Transition to Schools (KITS) program. Currently, she oversees all the clinical and research activities for KITS. When she’s not in her office, you’ll find Katherine in the kitchen whipping up her latest creation or outdoors hiking a scenic trail.

0 Comments

Leave a reply