5 maneras en las que el recreo mejora el aprendizaje

5 maneras en las que el recreo mejora el aprendizaje

Cuando yo fui niña, pasaba la mayoría del tiempo jugando afuera con otros niños de mi vecindario Debido a los varios cambios en la forma en que vivimos, los niños típicamente no tienen la misma oportunidad para jugar de forma libre, sin estructuración, que tuvieron sus papás. Para muchos niños, el recreo es la única oportunidad que tienen para jugar al aire libre de forma no estructurada. A veces, el recreo o la clase de educación física, puede ser su única oportunidad para moverse en todo el día.

Muchas veces los niños dicen que el recreo es su momento preferido de todo el día escolar. Como adultos, puede ser que sospechemos que quiera escaparse del aprendizaje. Pero, si tomemos en cuenta los beneficios del recreo, podemos comprender que los niños saben instintivamente lo que les hace bien. Los niños aprenden muchísimo a través del juego. Les da la oportunidad de desarrollar sus habilidades sociales, mientras tanto el movimiento aumenta la capacidad del cerebro para aprender y estar atento.

Desafortunadamente, hoy día los niños pasan cada vez menos tiempo jugando libremente. No solamente juegan menos al aire libre, sino también se ha reducido la educación física. En muchas escuelas los niños participan en la educación física solamente un par de veces a la semana o solamente durante una parte del año escolar. Además los niños pueden perder el recreo cuando se portan mal en la clase.

Entonces, ¿cuáles son las oportunidades que pierden los niños cuando se les quita el recreo?

  1. Salud física: Sin el recreo, la oportunidad para que los niños se muevan está bastante reducida. Según el artículo, Porqué los Niños Necesitan el Recreo, por Rae Pica, la actividad física aumenta el flujo de oxígeno y sangre al cerebro. Esto mejora el funcionamiento del cerebro en lo académico tanto como en la habilidad del niño a prestar atención. Ella se refiere a trabajos de Eric Jensen que hallaron que el estar sentado por más de 10 minutos reduce la concentración y puede conducir a la fatiga.
  2. Mejor atención: Imagine un taller o una clase que usted asistió en el pasado. ¿Después de cuánto tiempo sentado su mente empezó a desviarse? Ahora, considere un taller en el cual el movimiento formó una parte básica del proceso. Sospecho que el taller que incluyó movimiento fue más interesante y que usted fue más alerto y capaz de mantener su enfoque en el tema de la clase. ¿Para qué esperar algo diferente de los niños pequeños?
  3. Habilidades sociales: El recreo le da a los niños un momento para practicar sus habilidades sociales con menos supervisión directa de los adultos, como tienen en un salón de clase. Tienen la posibilidad de intentar cosas nuevas y navegar solos el mundo de negociación y resolución de problemas. De hecho, la experiencia del recreo de un estudiante puede indicar si hace falta apoyarle más en su desarrollo de algunas habilidades sociales.
  4. Creatividad: La mayoría del día escolar de un niño es tiempo estructurado. Los estudiantes participan en actividades dirigidas por sus maestros y muchas veces tienen que permanecer sentados por largos periodos del día. El recreo les da una oportunidad de jugar y moverse creativamente. Los niños escogen cómo quieren pasar el recreo y con quién quieren pasarlo. Este tiempo para el juego no estructurado es importante para desarrollar su habilidad de tomar decisiones y resolver problemas.
  5. Descansos necesarios: Cuando tenemos mucho que hacer, a veces pensamos, “Sí trabajo un poco más y un poco más duro, voy a poder lograr más.” La verdad es que todos necesitamos un descanso. Todos necesitamos oportunidades para relejarnos y pasar por momentos cuando nadie necesita nada de nosotros. El permitir descansos durante el día aumenta el desempeño en nuestras tareas, en vez de desviar la atención de ellas. Investigaciones científicas realizadas por Terrence Dwyer comparó dos grupos de estudiantes. Un grupo pasó más tiempo haciendo ejercicio y, por ello, menos tiempo en instrucción académica que el otro grupo. Este grupo, aunque tuvo menos tiempo de instrucción, demostró un desempeño académico igual que el otro grupo y además mejoraron sus habilidades sociales.

Considerado desde lo físico o desde lo social, está claro que el recreo tiene valor en la educación y el desarrollo de los niños pequeños. Hay muchos estudios que demuestran la importancia del juego y el movimiento para el desarrollo y aprendizaje de los niños. A veces estamos tan apurados que pensamos que no hay tiempo para “jugar”. O parece que quitarle el recreo a un niño que desobedece en el salón es la única opción. Para más información sobre la importancia del juego y los factores que han cambiado la experiencia de la niñez hoy día, pueden leer,  The Importance of Play in Promoting Healthy Child Development and Maintaining Strong Parent-Child Bonds, por Kenneth R. Ginsburg. Mientras tanto, ¡VAYAN A JUGAR!

 

http://news.stanford.edu/news/2015/february/recess-benefits-school-021115.html

http://www.scholastic.com/teachers/article/recess-makes-kids-smarter

http://pathwaystofamilywellness.org/Children-s-Health-Wellness/why-kids-need-recess.html

Angela Alcantar
Angela Alcantar has a masters of arts in teaching in elementary education and a bachelor of arts in community crime prevention. Angela spends her free time resting, reading books, dancing and hiking.

0 Comments

Leave a reply