Nuevas habilidades y comportamientos: cómo apoyarlos

Nuevas habilidades y comportamientos: cómo apoyarlos

La semana pasada hablamos acerca de cómo desarrollar una nueva habilidad o comportamiento en su niño o niña utilizando la estrategia de enseñar de antemano. Pero, a veces el nuevo comportamiento es demasiado difícil y se les hace muy difícil a los niños dominarlo aun cuando le ha enseñado de antemano cómo hacerlo. A lo mejor se ha dado cuenta de que su niño o niña necesita aún más apoyo y se está preguntando, ¿cómo puedo ayudar a que esto le sea más fácil a mi niño y pueda lograrlo? ¡Qué buena pregunta!

Uno de los factores más importantes de adoptar un nuevo comportamiento o hábito es si realmente estamos preparados y capaces de hacerlo. Si es demasiado difícil, es muy probable que nos frustremos y nos demos por vencidos o volvamos al hábito viejo.

Entonces, ¿qué se puede hacer al darse cuenta de que una habilidad nueva todavía es demasiado difícil?

Divida la habilidad en pasos más pequeños

Puede que sea necesario dividir algunas habilidades es pasos más manejables para los niños. Por ejemplo, la habilidad de prepararse para ir a la escuela tiene varios pasos:

  1. Vestirse
  2. Desayunar
  3. Asegurar que las tareas/útiles escolares/almuerzo están en la mochila
  4. Ponerse los zapatos y la chaqueta

Según la edad y capacidad actual de su niño o niña, puede ser necesario dividir cada uno de estos pasos también en pasos más pequeños. Y practíquelos primero. Un horario con dibujos de los pasos para vestirse, o los pasos para prepararse para ir a la escuela, puede ayudar a desarrollar la independencia de su niño o niña en sus rutinas y su habilidad de formar nuevos hábitos.

Desarrollo el primer paso

Un ejemplo de una habilidad compleja que requiere una dominación de unos pasos básicos podría ser enseñar a su niño pequeño a escribir su nombre. El primer paso no sería darle un lápiz y decirle las letras que debe escribir; esto sería un ejercicio en la frustración si apenas si ha practicado cómo sostener un lápiz o crayola.

  1. El primer paso podría ser simplemente practicar cómo sostener y manipular un crayola o marcador para dibujar, colorear, o rayar. Este paso desarrolla las habilidades motores finas que necesitan los niños para sostener un lápiz y escribir. (Frecuentemente esto sucede naturalmente cuando los niños pequeños pintan y dibujan regularmente.)
  2. El siguiente paso podría ser el de practicar el control motor fino, dibujando una líneas rectas y unas curvadas, y quizás trazando las figuras de algunas letras también
  3. Luego podrían empezar a practicar decir los nombres de las letras y conectar el nombre de la letra con la figura escrita de cada letra en su nombre.
  4. De aquí podría empezar a trazar las letras de su nombre, o escribir su nombre con el apoyo de un adulto, guiando su mano con la suya.

Practique lo difícil

Miremos el ejemplo de dejar el parque para ir a la casa. Esta habilidad no es muy compleja, pero de todas maneras puede ser bastante difícil, sobre todo para niños pequeños. Para muchos niños, la estrategia de enseñar de antemano puede ser suficiente para ayudarlos a salir sin una batalla (ver abajo). Pero para otros niños, puede ser muy difícil ayudarles a dejar lo que están haciendo para irse del parque. Lo difícil no es tanto en dejar el parque como tener la auto-regulación para dejar de hacer algo que le interesa mucho. Entonces, podemos ayudar a los niños a practicar esta parte del proceso de una manera más fácil, y en lugares en donde se le hará más fácil hacerlo.

  • Enseñe de antemano a su niño o niña que en 2 minutos será hora de dejar el parque, y luego ayúdelo a desarrollar la habilidad compleja de concluir su actividad. (También podría dar un aviso de 5 minutos, según como sea la situación. Lo importante es dar suficiente tiempo a su niño o niña de procesar y practicar la habilidad de prepararse para dejar lo que está haciendo.)
    • Ayude a su niño o niña a determinar lo que tiene que hacer para concluir su actividad y estar listo para irse. “¿Qué podrías hacer para estar listo para irte en 2 minutos? ¿Podrías bajar por la resbaladilla 2 veces más y entonces será hora de irnos? ¡Qué niño más grande! Sé que estarás listo para irnos en 2 minutos.”
    • O recuerde a su niño o niña que mañana volverán al parque, o dígale qué cosa divertida van a poder hacer después de dejar el parque (si es que va a suceder algo). “En 2 minutos será hora de irnos. Recuerda, cuando salimos del parque, vamos a recoger a tu hermano mayor y comer un snack. Sé que vas a poder.”
  • Practique esta habilidad en una situación o ambiente que sea similar, pero más fácil para su niño o niña. Quizás se le hace muy difícil a su niño o niña dejar de jugar con los Legos, pero se le hace un poco más fácil dejar de jugar con la plastilina. Use la misma rutina y estructura para practicar la transición de una actividad más fácil de dejar (la plastilina) para desarrollar su habilidad de estar listo para parar en 2 minutos. Después de practicarlo varias veces, será más fácil para él o ella dejar de hacer la actividad más difícil de dejar (los Legos). “En 2 minutos será hora de guardar la plastilina para cenar. ¿Qué podrías hacer en 2 minutos para concluir tu actividad? ¿Quizás podrías hacer una última pizza de plastilina? ¡Sé que puedes hacerlo! Lo haré contigo.

Reconozca los pequeños avances durante todo el proceso

Si está dividiendo una habilidad nueva en partes más pequeñas, o enfocándose en algo que ha sido demasiado difícil para su niño o niña, ¡asegúrese de nombrar y reforzar los pasos pequeños hacia el éxito! Esto le motivará a su niño o niña a seguir practicando y desarrollando este nuevo hábito y también ayudará a que la habilidad se generalice de situaciones más fáciles a los más difíciles. “Guau, estuviste listo tan pronto como te dije. Esto me dice que eres un niño grande. Gracias por ser flexible.

Cuando nos damos cuenta de que los niños están teniendo dificultades con una habilidad nueva, dividir la habilidad en pasos más pequeños y reconocer y reforzar sus avances durante el proceso les puede ayudar un montón.

¿Usted ha usado alguna de estas estrategias para enseñar una nueva habilidad o comportamiento a sus niños? ¡Nos encantaría escuchar de usted!

Livia Carpenter
Livia Carpenter is the Co-Clinical Supervisor for KITS consultant. She has been with the organization since 2009. Livia has a passion for working with kids from high risk backgrounds, having worked with foster children prior to coming to OSLC. When she is not inspiring those she works with, she reads, and works with her hands to create lovely “things”.

0 Comments

Leave a reply