El desafío familiar de la lectura para promover el aprendizaje de verano

El desafío familiar de la lectura para promover el aprendizaje de verano

Hemos hablado mucho sobre cómo promover el aprendizaje de los niños durante el verano y practicar las habilidades para que sigan desarrollándose. La semana pasada hablamos acerca de cómo usar la lectura para lograrlo. Hoy, vamos a proponer, como el año pasado, una manera linda de asegurar que sus niños sigan leyendo durante el verano: ¡un desafío familiar de la lectura!

Hay un montón de programas de lectura de verano en las bibliotecas públicas y también programas nacionales (enlace en inglés) que ofrecen incentivos para que los niños lean. También pueden iniciar su propio programa de lectura casera. Aquí ofrecemos un par de consejos para cómo arrancar.

  • Haga de la lectura un desafío divertido. Si los niños ven la lectura como “tarea de verano”, es probable que no querrán hacerlo. Y esto le pone a usted en una posición de tener que regañarlos para que lean. En cambio, podrían decir algo como: “Creo que sería super divertido ver qué cantidad de libros puedes leer este verano. ¿Cuántos crees que puedes leer? ¡Guau! ¡Llevemos la cuenta para ver cuántos libros puedes leer!” Luego rastree el número de libros que lee su niño o niña, quizás en un cuadro donde puede poner estrellas cada vez que leen un libro. O podrían hacer una lista del número de libros que cree que puede leer e irlos tachando en cuanto termina un libro.

Para algunos lectores, como los niños más grandes o los que tienen dificultades con la lectura, podría ser mejor llevar la cuenta del número de minutos que leen cada día. Algunos niños pueden demorar más tiempo en terminar un libro, así que el rastrear los minutos podría permitirlos ver más avances cada día y ayudarles a reconocer más su éxito. Además, los libros no son las únicas cosas que pueden leer los niños y este sistema puede usarse para rastrear el tiempo que leen TODO tipo de material.

  • Lea otras materiales además de los libros. No es necesario leer libros para seguir practicando la lectura. Sirven para este propósito las revistas, periódicos, novelas gráficas, e incluso los audiolibros. Lo que queremos practicar son las habilidades de la lectura y los niños pueden leer muchas cosas distintas para desarrollar esta habilidad. El empezar con cosas más cortas, como articulas de revistas, puede ayudar a los lectores más reacios a iniciar su práctica.
  • Crea incentivos para la lectura. Sin importar el sistema que usan para rastrear la lectura, asegúrese de premiar a su niño por leer. Los premios no tienen que ser caros. De hecho, podría usar incentivos sin costo como permitir que su niño o niña gane minutos cuando usted le lee, tiempo en la computadora, la oportunidad de escoger una película para la familia o el plato principal para la cena, tiempo para jugar con Legos (o cualquier juego preferido) con usted, o una actividad divertida al aire libre. ¡Hay muchas posibilidades! Incluso puede preguntar a su niño o niño lo que le gustaría ganar, para que los premios sean realmente motivantes.

 Espacie los premios para que sigan ayudando a motivar a su niño o niña. Quizás puede ganar un premio pequeño cada semana, como escoger la película para la familia. Luego, al final del verano, si logra su meta para la lectura, podría ganar un premio más grande, como ir al cine con la familia. Nuevamente, los premios no tienen que ser grandes ni caros. Pero sí deben motivar a su niño o niña.

  • Lleve a su niño o niña a la biblioteca para escoger sus libros (y otras materiales) para el desafío. Ir a la biblioteca es una buena actividad familiar. También le da la oportunidad de ver lo que su niño o niña está leyendo y guiarle en sus elecciones. Recuerde que su niño o niña debe leer materiales a su nivel o incluso un poquito difíciles. Pueden usar la regla de los cinco dedos para determinar si un libro es demasiado difícil. También pueden explorar otros tipos de materiales impresas como revistas y novelos gráficos. Todos cuentan en el camino hacia su meta.
  • ¡¡Únase a su niño o niña en el desafío!! Siempre repito lo mismo: una de las mejores maneras de conseguir que su niño o niña lea es que le vea leer a USTED. Entonces, ¡establezca su propia meta para la lectura de verano y vea lo que puede lograr! Hable con su niño o niña acerca de lo que está leyendo y cómo le va en su desafío. Y ¡no se olvide de premiarse a sí mismo/a también!

Un programa de lectura de verano no tiene que ser complicado. Pero, ¡debe ser divertido! También puede otorgarle una buena oportunidad de pasar tiempo con su niño o niña, hablando sobre lo que ambos han leído y quieren leer. Entonces, mientras disfrutan del sol, ¡lleven consigo un libro (o dos)!

Image: © Georgerudy | Dreamstime.com

Katherine Pears
Dr. Katherine Pears is a senior scientist at Oregon Social Learning Center (OSLC). She earned her Ph.D in clinical psychology and has worked with OSLC since 1998. Katherine is the principal investigator and co-developer of the Kids In Transition to Schools (KITS) program. Currently, she oversees all the clinical and research activities for KITS. When she’s not in her office, you’ll find Katherine in the kitchen whipping up her latest creation or outdoors hiking a scenic trail.

0 Comments

Leave a reply